Niveles de acreditación Tuberculosis

NIVELES DE ACREDITACIÓN

El Reglamento de Acreditación de Unidades de SEPAR (aprobado por JD de SEPAR en Junio de 2.013 y con entrada en vigor en enero de 2014), establece diversos niveles de acreditación que se especifican a continuación, modificados en referencia a la tuberculosis. 

UNIDAD ESPECIALIZADA DE ALTA COMPLEJIDAD

Deben estar dotadas de suficientes recursos materiales y humanos (establecidos como requisitos por la Comisión de Acreditación de Unidades de Tuberculosis), un organigrama de funcionamiento estable y multidisciplinar, y capacidad para realizar cualquier tipo de actividad asistencial, docente o investigadora relacionada con la prevención, diagnóstico y tratamiento de la TB. Debe facilitar la consulta y derivación de pacientes desde las unidades de menor nivel. 

UNIDAD ESPECIALIZADA

De menor complejidad que la anterior, deberán disponer de un mínimo de recursos humanos y materiales propios que garanticen una atención especializada a los pacientes. Deben llevar a cabo actividad asistencial, docente e investigadora en los aspectos relacionados con la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis. Debe mantener una fluida relación con unidades de mayor complejidad para consulta y derivación de pacientes más complejos. 

UNIDAD BÁSICA

Se trata de la estructura básica (por ejemplo una consulta monográfica) dirigida preferentemente por un especialista de Neumología que dedica gran tiempo de su trabajo a la TB, aunque no necesariamente con exclusividad, destacando por esa labor específica en su centro. Debe mantener una fluida relación con unidades de mayor complejidad para consulta y derivación de pacientes más complejos. 

LÍNEAS Y OBJETIVOS ESTRATÉGICOS

El documento de bases y requisitos incluye las siguientes líneas y objetivos estratégicos: 

ACTIVIDAD ASISTENCIAL

  • Objetivo: Mejorar el nivel de cuidado a los pacientes, asegurando un marco de calidad y eficiencia asistencial.
  • Indicadores: Se exponen a continuación en el capitulo de criterios de acreditación. Hemos incidido principalmente en criterios clínicos relacionados con el manejo diario de los pacientes. Hemos incluido tres grupos de indicadores (clínicos, microbiológicos y estudio de contactos). 

En primer lugar criterios relacionados con el tratamiento de los pacientes. Es importante un número mínimo de pacientes que, dado que la incidencia de la TB ha ido disminuyendo, no hemos considerado que ha de ser elevado. Estos pacientes precisan de un control cercano de seguimiento para aumentar la adherencia y un control de seguimiento y finalización del tratamiento; las Unidades han de conocer la evolución y han de tener la clasificación final de los pacientes siguiendo los criterios de la OMS según guías indicadas en la Bibliografía expuesta en este documento. También hemos considerado incluir el control de las Declaraciones Obligatorias de la enfermedad que por su carácter intrínseco deben ser realizadas en el 100% de los casos. Hemos considerado que se podría aceptar inicialmente un porcentaje menor, si bien cuando sean acreditadas las Unidades habrán de demostrar que el primer año de funcionamiento hayan declarado el 100% de los casos. 

En segundo lugar criterios microbiológicos, considerando imprescindible a todos los niveles la realización de baciloscopias, cultivos, identificación de M. tuberculosis y realización de antibiograma a fármacos de primera línea. Según los niveles de complejidad se aumentarán el número de recursos disponibles. Es de destacar que lo que se pide para la acreditación a cualquier nivel es que la Unidad utilice y disponga de determinados recursos lo que no implica necesariamente que dichos recursos estén en la propia Unidad, puesto que pueden estar compartidos con otro tipo de Unidades (es decir puede tener un laboratorio de Microbiología de referencia en su región que le realiza determinadas técnicas, que la Unidad utiliza en la práctica clínica). 

En tercer lugar y en relación con el estudio de contactos de pacientes con TB, el documento apuesta por la implicación de estas Unidades en esta importante labor asistencial. La implicación puede ser directa, es decir que sea personal de la propia Unidad la que realice el estudio o de coordinación, es decir que la Unidad coordine y conozca los resultados del estudio realizado por otros niveles asistenciales como pueden ser recursos de Atención Primaria o de Sanidad, dependiendo de la organización sanitaria local. Lo importante es la implicación en estos estudios, su realización, consensuar criterios de estudio y tratamiento, conocer el seguimiento de estos tratamientos. 

RECURSOS TÉCNICOS Y HUMANOS

  • Objetivo: Establecer un mapa de recursos técnicos y humanos eficiente, así como facilitar la gestión de los mismos
  • Indicadores: Se exponen a continuación en el capitulo de criterios de acreditación. 

Los recursos técnicos se exponen en el capítulo correspondiente. Creemos imprescindible que exista una persona responsable de la Unidad, desde nuestra perspectiva debería ser un Neumólogo. Debería de ser la persona de referencia en el ámbito de la Unidad con capacidad de coordinación de realizar estos estudios. Debería tener la colaboración de otros médicos neumólogos y de otras especialidades, así como de personal de enfermería que ha de jugar un papel básico en la gestión de las labores realizadas. Lo más importante es conseguir la implicación de todas estas personas en el estudio de la TB. 

FORMACIÓN

  • Objetivo: Impulsar el desarrollo de planes formativos de distintos niveles y avanzar en el concepto de “acreditación del conocimiento”
  • Indicadores: a definir por la Comisión de Acreditación correspondiente. 

Es importante que exista labor de formación, tanto del personal de la Unidad, como una labor de divulgación de la enfermedad para las personas implicadas en la TB, otros profesionales de otras especialidades y personal de enfermería. También divulgación de la enfermedad a nivel de pacientes y familiares y de la población en general. 

TRABAJO COOPERATIVO

  • Objetivo: Favorecer sinergias con profesionales de otras especialidades o disciplinas científicas en un entorno de cooperación multidisciplinar
  • Indicadores: a definir por la Comisión de Acreditación correspondiente. 

Ya se ha comentado en línea previa. Es imprescindible conseguir la creación de equipos multidisciplinarios en los que están integrados diversas especialidades (Neumología, Medicina Interna, Enfermedades infecciosas, Pediatría), microbiólogos, enfermeras . 

INVESTIGACIÓN

  • Objetivo: Promover la investigación dentro de la Unidad
  • Indicadores: a definir por la Comisión de Acreditación correspondiente. 

Se ha de realizar investigación al nivel de cada Unidad. Consideramos fundamental desde el punto de vista de nuestra Sociedad la participación el Programa Integrado de Investigación en TB (PII TB) de SEPAR, abierto a la participación de todos los miembros de la Sociedad y a personal interesado en la investigación de la enfermedad. Los estudios multicéntricos y multidisciplinarios son una oportunidad excelente para la investigación.